liliana luaces productora adrian gonzalez        sebastian blanco    fernando gonzalez

                        




                HISTORIA DEL LARGOMETRAJE
 
 
 
 

 TU MIRADA ALCANZÓ LA MIA

NOS RECONOCIMOS

ENTRE TANTAS ALMAS PERDIDAS...

LAS MISMAS QUE NOS SEPARARON...

 
 
 

"QUIZÁ VOLVAMOS A VERNOS...
QUIZÁ EN OTRAS VIDAS...”
 

 

Son las primeras frases escritas por alguien que comienza a contarnos una historia. Una historia de amor que va más allá del drama y el romanticismo que la caracteriza...

 

Andrés Dávila, un columnista de un periódico y escritor aficionado (que ha publicado algunos libros de contenido social) de 35 años, llega hasta un cementerio impulsado por un sueño recurrente que le muestra a un hombre (al que no reconoce) caminando por ese mismo sitio, que identifica al pasar por el frente, por casualidad (o causalidad). Recorriendo el lugar sin sentido aparente es atraído por la voz de una muchacha, que leía un poema frente a una tumba. Andrés se le acerca y allí conoce a Angélica Vidal; una adolescente de 15 años. Nunca se habían visto, pero ambos sienten que se conocen de antes. Se despiden, en apariencia, sin mayor trascendencia, pero a partir de ese efímero encuentro, ese lugar (esa tumba) que atrae de manera muy especial a la muchacha, pasa a ser el punto de encuentro de ambos; sin cita previa; solamente por el impulso de una química que está más allá de la razón pero que les resulta imposible dejar de percibir.

 

Angélica y Andrés se enamoran aunque son conscientes de que su relación no puede tener futuro debido a la notoria diferencia de edad. Aún así, su sentir resulta diferente que cualquier razonamiento y se lanzan a vivir una bella historia de amor totalmente alejada de lo convencional. No sólo son dos seres carnales que se aman, sino dos almas que sienten igual, tirando por tierra prejuicios sociales hondamente arraigados en nuestra cultura.

 

Sin embargo, este romance será intervenido por el padre de Angélica, que luego de enterarse y tras un  fuerte enfrentamiento con ella, le prohíbe volver a ver a Andrés. Éste,  pensando en que lo mejor para no hacerle daño es separarse, se marcha al interior aceptando el consejo de un amigo; tras una triste despedida en la estación de trenes, donde ambos sienten que pierden una parte de sí; su complemento. Andrés, al dejarla a ella llorando de rodillas en las vías férreas y Angélica al ver como él se aleja inexorablemente.

 

Luego de un tiempo de sufrimiento, Angélica, decidida y con la ayuda de su amiga y compañera de liceo, logra seguir los pasos de Andrés, con quien vuelve a encontrarse reviviendo lo que parece ser un destino marcado de antemano.

 

Pero el padre de Angélica vuelve a interferir al ir tras ella, que junto a Andrés huye dándole matices de aventura a su historia. Una persecución a caballo; un salto desde un barranco que termina en un río y un largo trayecto por el bosque para ir a pasar la noche a un lugar desconocido y solitario demuestra que lo único que les importa a esa altura es estar juntos.

 

 Pero el padre, de todos modos, logra separarlos; esta vez de una forma drástica y aparentemente terminante, haciendo que dos tipos que lo acompañaban golpeen a Andrés mientras él se lleva casi de arrastras a Angélica.

 

Después de un tiempo de la desgarradora separación, Andrés que no puede vivir sin ella y tras tener un sueño en el que de forma muy real, Angélica le habla y le dice que no se rinda, que su amor es indestructible si ellos luchan, vuelve a Montevideo a buscarla, pero comprueba que ella y su familia desaparecieron. Desesperadamente comienza a investigar y lo que va a encontrar es algo tan simple como poderoso. Va a descubrir por qué él y esa muchacha se amaban antes de conocerse en esta vida. Va a descubrir el atrayente secreto de aquella tumba, la relación con una época ya pasada y la muerte, como también quién es el hombre de su sueño.

 

El punto es si ese conocimiento le puede servir para evitar el trágico final, que sospecha, se avecina.

 

Esta historia nos muestra no sólo el drama desgarrador de un amor imposible, sino que nos convence de que si el amor es verdadero nunca muere.

 

“EL LLANTO DE LAS ALMAS” es mucho más que una historia de amor.

 

“EL LLANTO DE LAS ALMAS” va mucho más allá de las fronteras existenciales de los protagonistas.

 

“EL LLANTO DE LAS ALMAS”  es una concepción definitiva del sentimiento mas grandioso que posee el ser humano.

 

...Y vamos a descubrir quién y por qué nos contó esta historia, pero lo más trascendental es que vamos a comprender el verdadero contenido de aquellas palabras:

 

 

 

“QUIZÁ VOLVAMOS A VERNOS...

 

QUIZÁ EN OTRAS VIDAS...”

 

 

 

 

Dirección:

Adrián Gonluá
........... y...........
Sebastián J. Blazam
Producción:

Liliana Luaces
Dirección de Fotografía:

Nelson Sánchez
Participación especial de :

Diego Vázquez Melo

Diego Delgrossi

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Dirigido por : Adrián Gonluá y Sebastián J. Blazam